Qué es la periimplantitis y cómo solucionarlo. | Clínica Dental Patricia Aneiros
1916
post-template-default,single,single-post,postid-1916,single-format-standard,cookies-not-set,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-cdpa,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive

Qué es la periimplantitis y cómo solucionarlo.

Qué es la periimplantitis y cómo solucionarlo.

¿Cómo solucionar la periimplantitis?

Los implantes dentales se han convertido en un tratamiento ampliamente establecido y disponible a cada vez más personas. La tasa de éxito de estos es muy alta, y se considera un procedimiento totalmente seguro. Siempre que se sigan las indicaciones del implantólogo, y asumiendo una higiene cuidadosa, no debería haber ningún problema.  Sin embargo, la periimplantitis es una de las complicaciones más comunes, y puede llegar a hacer fracasar el implante.

 

El término periimplantitis denomina al conjunto de síntomas que aparecen en el tejido óseo y en las encías que soportan el implante; es un problema análogo a la periodontitis, y en ocasiones no son fácilmente distinguibles. La periimplantitis debe distinguirse de la mucositis, una enfermedad que también puede aparecer en la zona implantada. La mucositis es causada por una infección bacteriana, y causa inflamación y sangrado, pero es fácilmente reversible.

La periimplantitis, al contrario, es una enfermedad progresiva e irreversible de los tejidos que rodean al implante; ésta provoca reabsorción del tejido óseo, reducción del proceso de oseointegración y la aparición de un espacio entre el implante dental y el tejido que lo rodea. Aunque los estudios de casos clínicos arrojan diferentes datos sobre la frecuencia de ésta enfermedad, estos sí que demuestran una clara relación entre un historial de periodontitis y la posibilidad de que aparezca ésta enfermedad.

Otros factores de riesgo que pueden contribuir a la aparición de periimplantitis son el tabaco, una higiene dental deficiente o faltar a citas posteriores a la intervención, defectos en el tejido de la boca, o un historial de implantes fracasados. De todos ellos quizás el tabaco sea el más peligroso. Por supuesto, también es clara la relación entre la calidad de los materiales y técnicas empleadas para la colocación del implante y la posibilidad de éxitos de los mismos.

El tratamiento de la periimplantitis suele implicar una intervención quirúrgica, aunque ésta va normalmente precedida por otros tratamientos. El objetivo de estos es acabar con la mucositis, con la infección de la superficie implantada; para ello se emplea medicación antiséptica y una limpieza profunda.

Para tratar la periimplantitis la zona debe ser limpiada a fondo, con extremo cuidado para no dañar la superficie del implante. A partir de aquí, se abre un abanico de posibilidades, y es que coexisten muchas aproximaciones al tratamiento de la periodontitis. Tanto el uso de medicamentos como el  de  láser se han mostrado efectivos contra las bacterias que provocan la periodontitis. La cirugía interviene para limpiar el tejido en profundidad, retirar partes dañadas y la reconstrucción de la zona. Otras técnicas regenerativas pueden acompañar a la cirugía para mejorar las posibilidades de osteointegración.

En conjunto, la periimplantitis sigue siendo una enfermedad complicada, cuyo tratamiento no es fácil e involucra muchas y continuadas visitas nuetra clínica. Antes que tener que pasar por el duro proceso de rehabilitación de implantes dentales, lo más recomendable es que sigas todos nuestros consejos preventivos, como dejar de fumar y extremar tu higiene dental.

 

 

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.