Prevención y concienciación de la salud bucodental infantil

Prevención y concienciación de la salud bucodental infantil

Prevención y Concienciación de la

Salud Bucodental Infantil

Enseñar y orientar desde una temprana edad a los niños sobre la importancia de lavarse los dientes frecuentemente, de mantener la boca cuidada, de una buena higiene bucal y en definitiva, de una correcta salud bucodental, es esencial para inculcarles desde pequeños hábitos que perdurarán durante toda su vida y que tendrán un gran valor en el futuro.

Es una idea que aunque se traslada con bastante firmeza de adultos a niños, en la mayoría de ocasiones por falta de información y conocimientos no se explica correctamente y acaba siendo desapercibida para ellos.

Es importante dotarse de información adecuada para saber qué hay que hacer y cómo actuar en cada momento.

Nuestro trabajo

¿Cómo actuar según la edad del niño?

El cepillado de dientes es fundamental dentro de la prevención de la salud bucal. Dependiendo de la edad del niño la técnica de cepillado e higiene variará para garantizar un buen desarrollo bucal:

Desde su nacimiento hasta los 12 meses

Aunque generalmente hablamos de salud bucal referida a los dientes, es imprescindible cuidar la boca antes de la aparición de los mismos. En el caso de los bebés, cuyos dientes están comenzando a salir, es necesario mantener una correcta higiene bucal para garantizar el buen estado de sus futuros dientes de leche. La técnica que podemos emplear, una vez al día, es frotar una gasa húmeda alrededor de sus encías para eliminar así restos de leche o papillas y mantener la boca del bebé limpia.

Entre los 12 y 24 meses

En esta edad es conveniente incrementar la frecuencia del cepillado, al menos dos veces al día. Limpia sus encías y la superficie bucal con una gasa húmeda o con un cepillo dental para retirar los restos de los alimentos y prevenir las infecciones y bacterias. Además, es importante consultar con el odontopediatra los hábitos de succión del pequeño para prevenir en el futuro alteraciones asociadas a una mala succión.

Entre los 2 y 6 años

A partir de los 2 años podemos comenzar a inculcar y enseñar a los niños cuál es la técnica del cepillado para que comiencen a coger habilidad y destreza ellos mismos. El cepillado deberá ser vertical, partiendo de la encía hacia el diente y con un cepillo indicado para la edad del niño. A partir de los 4 años hasta los 6 años de edad, aproximadamente, el niño se irá familiarizando con la técnica y el hábito del cepillado dental hasta el punto de poder realizarlo sin la ayuda de un adulto, aunque siempre es necesaria su supervisión para comprobar que se ha realizado correctamente después de cada comida. También es conveniente, introducir al niño hacia el uso de la seda dental y usar un dentífrico adecuado a su edad (la cantidad de flúor variará). Por otro lado, es imprescindible acudir al odontólogo para que compruebe el desarrollo dental del niño y poner solución o prevenir posibles problemas futuros.

A partir de los 6 años en adelante

Probablemente el niño ya tenga la destreza suficiente para realizar el cepillado dental sin ningún tipo de ayuda pero es aconsejable mantener un control sobre ello para garantizar que se está haciendo correctamente y que se domina la técnica por completo. Además, no debemos olvidar el uso de seda dental, vigilar el buen estado de sus dientes y encías y acudir al odontólogo con frecuencia para realizarse las revisiones pertinentes que aseguren un buen estado bucal futuro.

Problemas dentales frecuentes en niños

Conocer lo problemas que pueden aparecer en los dientes de los más pequeños puede ayudarnos a percibir los posibles síntomas y ponerle solución con rapidez. Algunos problemas frecuentes son:

CARIES DENTAL

Es un problema frecuente en niños. Suele aparecer con un color anómalo en dientes y encías, dolor dental y cavidades de color negro o marrón en los molares. Evitar el consumo de comidas y bebidas azucaradas, mantener unos correctos hábitos de higiene bucal y realizarse revisiones periódicamente es imprescindible para su prevención y para ponerles tratamiento lo antes posible.

MALA OCLUSIÓN DENTAL

Se refiere al incorrecto encaje de los dientes maxilares (superiores) con los mandibulares (inferiores). En este caso, una temprana detección puede prevenir graves problemas futuros. Actualmente, existen una gran variedad de tratamientos de ortodoncia para tratar desde muy pequeños los problemas de oclusión infantiles.

TRAUMATISMOS DENTALES

Un golpe o traumatismo fuerte en los dientes de los niños puede causar problemas irreversibles en el futuro. Acudir al odontólogo cuando se produce un golpe o caída es esencial para evitar el deterioro o pérdida del diente.

GINGIVITIS DENTAL

Aparece con una inflamación o sangrado de las encías. Ocasionalmente la encía presenta un color rojo brillante inusual en ella (suele ser de color rosa pálido). Si se percibe algún síntoma de este tipo, es importante acudir al odontopediatra para que trate lo antes posible la gingivitis.

6 consejos para una buena salud bucodental

1

Mantener una correcta higiene bucodental diaria (después de cada comida).

2

Llevar una dieta sana y equilibrada y evitar el consumo de comidas y bebidas excesivamente azucaradas (gominolas o zumos de frutas industriales).

3

Es importante observar la cantidad de flúor en la pasta dental según la edad del niño.

4

Realizar las visitas al odontopediatra convenientes.

5

Incentivar y elogiar a los niños tras un correcto cepillado. Esto los motivará a mantener el hábito en el futuro.

6

Motivar a los niños a que beban agua. El consumo de agua es primordial para que no se les reseque la boca y evitar la aparición de caries y placa bacteriana.

En Clínica Dental Patricia Aneiros trabajamos diariamente para que tanto niños como adultos puedan disfrutar de una correcta salud bucal y ponemos a disposición de nuestros pacientes la información, medios y herramientas necesarios que garanticen su salud presente y futura.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.